Adapta tu alimentación a tu ritmo de vida

Con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos de Londres, en los últimos días diferentes medios de comunicación han publicado artículos sobre la alimentación de los deportistas. En muchos casos se sorprenden de que los mejores atletas acudan a comer a un famoso restaurante de comida rápida que es patrocinador del evento cuando se supone que para asegurar el máximo rendimiento, deberían cuidar al máximo su alimentación.

No debemos olvidar que cualquiera de los olímpicos que se encuentra en Londres realiza varias horas de entrenamiento al día y que, por tanto, la ingesta calórica que deben asegurar es mucho mayor que la de un adulto medio. Por ejemplo, el nadador Michael Phelps sigue una dieta que le aporta al día aproximadamente 10.000 kilocalorías en la que se incluyen huevos fritos, bollería, mahonesa y pizzas. Obviamente, una persona que no realice el ejercicio físico que realiza este medallista olímpico sufriría graves problemas de salud derivados de este tipo de alimentación pero Phelps la necesita para poder cubrir sus necesidades energéticas.

A la hora de hacer la compra, elaborar las comidas y elegir que platos vamos a comer es muy importante tener en cuenta las circunstancias personales de cada uno. ¿Cuántas veces habremos oído “si comemos lo mismo y yo engordo pero ella no”? Si nuestro ritmo de vida es sedentario, no podemos pretender seguir la misma alimentación que alguien que tenga una actividad física alta cada día pues no será adecuada para nuestro organismo.

Otro aspecto importante a la hora de comer es saber si algún alimento no nos sienta bien y así poder evitarlo. En el caso de tener algún tipo de alergia o intolerancia alimenticia como puede ser a la lactosa o al gluten, hay que ser cuidadoso con los ingredientes de los platos que ingeriremos si no queremos después tener molestias derivadas de esos nutrientes.

Por último, los expertos recomiendan ir adaptando nuestra dieta diaria en función de las etapas de la vida. Nuestro organismo no necesita los mismo nutrientes cuando estamos en la adolescencia que en la madurez y por ello se deben elaborar menús adaptados a las diferentes edades y momentos de la vida.

 

Imagen: NickNguyen

Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*

LO MÁS VISTO

CATEGORÍAS

POSTS RELACIONADOS

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM

TAGS