Alimentos para el verano

Alimentos para el verano

Cuando llega el verano es importar modificar algunos hábitos alimenticios. Por un lado, el incremento de la temperatura hace que el cuerpo humano necesite una mayor hidratación. Por otro lado, las digestiones pesadas se intensifican con el calor. Por ambos motivos es recomendable consumir alimentos frescos, ligeros, sanos y nutritivos.

Los expertos concuerdan en que las frutas y las verduras son los alimentos ideales para el verano. La mayoría de frutas de temporada ofrecen un gran aporte nutritivo. Además, contribuyen a la hidratación del organismo, son antioxidantes naturales y protegen de muchas enfermedades. Para aprovechar al máximo todo este aporte de funciones de las vitaminas y minerales, es preferible consumirlas siempre frescas y lavadas previamente con abundante agua fría.

Los frescos y ligeros alimentos: verano sano

Durante el verano es importante proteger la piel. Por esta razón, los ácidos grasos insaturados se vuelven muy importantes en esta temporada, ya que mantienen la piel luminosa, hidratada y con buena elasticidad. Estos ácidos principalmente se encuentran en el pescado y el aceite de oliva.

La vitamina C también ayuda a mantener la piel suave y con buena elasticidad. Esta vitamina se obtiene de las naranjas, los tomates y las espinacas. Del mismo modo, la vitamina E evita que se generen manchas en la piel a causa de los rayos solares. Esta vitamina se encuentra en las avellanas, nueces y almendras, así como también en el aceite de girasol.

Alimentos veraniegos repletos de vitaminas

Los alimentos que contienen vitamina A y B también son imprescindibles durante el verano. La vitamina A renueva la piel y a su vez incrementa la función inmunitaria del cuerpo. Las vitaminas del grupo B son vitales para el metabolismo. La leche es una importante fuente de ambas vitaminas. Sin embargo, muchos se privan de ella por la mala digestión que puede producir. Afortunadamente, la leche sin lactosa es una manera ideal de disfrutar de todo este aporte vitamínico, sin padecer digestiones pesadas.

Pero si bien la dieta del verano debe preocuparse por estas vitaminas, no debe descuidar la hidratación del organismo. Para ello es fundamental beber la cantidad necesaria de líquido : agua, zumo de fruta, yogures, o bebidas como la leche, que contiene alrededor de un 88% de agua.

La dieta del verano debe ser sana, fresca y nutritiva. Más allá de consumir algunos alimentos o privarse de otros, es recomendable hidratarse bien y mantenerse fuerte para soportar el calor sin problemas. Asimismo, es muy importante evitar las comidas que produzcan digestiones lentas, ya que una digestión pesada es aún peor bajo el calor del verano. Y la vuelta, no hay que olvidar las buenas costumbres y seguir con la comida sana para llevar al trabajo.

Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*

LO MÁS VISTO

CATEGORÍAS

POSTS RELACIONADOS

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM

TAGS

alimentos veraniegosalimentos verano