¿Cómo hacer un cambio de armario en clave ligera?

El cambio de armario es un trámite aburrido pero necesario. Aunque la mayoría de los mortales lo aborrece, lo mejor es vencer a la pereza y aprovechar días de confinamiento para hacerlo con calma. Además, si te enfrentas al cambio de ropa de invierno con método y algo de esfuerzo, ahorrarás tiempo el resto de la temporada que queda por delante.

En Kaiku Sin Lactosa abogamos por una jornada ligera pero efectiva, porque conocemos la importancia de un buen cambio de armario. ¿Cómo guardo la ropa de invierno? ¿Cómo organizar el armario? ¿Debo clasificar la ropa? Sin ser Marie Kondo, hemos reunido varios trucos de experta que pueden marcar la diferencia en la organización del armario para la temporada que entra.

Ahora sí, te toca hacer el cambio de armario.

 

Consejos para un buen cambio de armario

FASE 1: Recoger la ropa de invierno

cambio de armario ropa de invierno

  • Organiza la ropa de invierno

Antes de liarte a sacar cajas con todo el vestuario de verano que espera impaciente su pase a escena, céntrate en lo que ya tienes dentro del armario. Abre las puertas, deja que la luz entre y empieza a filtrar: separa la ropa que está lista para guardar de la que debes lavar por última vez. Además, revisa y saca del armario aquello que no has llevado en meses o que ni siquiera sabías que tenías.

  • Clasifica la ropa y guarda con cabeza

En esta fase, lo ideal es ir liberando espacio. Con las prendas separadas en estos tres grupos, guarda todo lo que esté limpio y pase la criba. El consejo más importante es recoger por tipo de prenda: pantalones con pantalones y partes de abajo, los jerseys por otro lado… Clasificar las prendas así y no guardar todo mezclado hará que el próximo invierno encuentres tu prenda favorita con más facilidad.

  • Almacena en bolsas aspirables

Este es truco de experta en cambio de armario. Si no dispones de todo el espacio de almacenamiento del mundo, las bolsas aspirables son todo un hallazgo. Guarda en ellas todo lo que no sean prendas delicadas y reduce el aire para hacer bultos compactos que ocuparán la mitad.

  • Dona y vende ropa para ganar en espacio

Una de las claves para hacer un cambio de armario ligero es que te liberes de prendas. Probablemente en este momento la ropa de invierno te dé pereza, por eso este es el mejor momento para desprenderte de lo que no te has puesto en toda la temporada.

FASE 2 DEL CAMBIO DE ARMARIO: sacar la ropa de nueva temporada

organización armario

  • Limpia el mueble a fondo

Con todo lo de la temporada anterior a buen recaudo, inicia la segunda fase: introducir la ropa de verano. Como hasta dentro de unos meses no vas a volver a tener el armario vacío, aprovecha para limpiar un poco y a planear qué prendas van mejor en qué hueco.

  • Haz limpieza de armario

Antes de introducir al armario toda la ropa de verano, aprovecha para repasar lo que guardaste. Si de primeras hay algo que ya sabes que no te vas a poner, puedes ponerlo en tu montón para donar. Si te genera dudas déjalo a un lado para el final. Cuando tengas todo organizado, pon esa prenda en la zona más accesible y date un mes de tiempo. Si con todo sigues sin darle uso, es momento de despedirse de ella.

  • Ordena por tipos y colores

Llega la hora de organizar la ropa y de ir acabando la tarea. Clasifica tus prendas por tipología: pantalones, camisetas, camisas,…  y subdivide por colores. Este orden te ayudará a encontrar tus conjuntos con rapidez cada mañana. Ve guardando la ropa en los espacios para ello y emplea el tipo de pliegue que más práctico sea para ti. Recuerda colocar encima aquellas prendas que te da pena descartar para ponerlas a prueba.

Creemos que el cambio de armario perfecto existe y las circunstancias son ideales para tratar de conseguirlo. Recuerda seguir estos consejos para mantener un armario ligero el resto de la temporada.
Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*