Cómo congelar el kéfir para hacer los batidos y smoothies perfectos

Cómo congelar el kéfir para hacer los batidos y smoothies perfectos

Estás en casa disfrutando de un vaso de kéfir. Ese inseparable que desde hace un buen tiempo te acompaña en los desayunos de cada mañana. ¿Te has preguntado alguna vez cómo puedo congelar el kéfir para tenerlo siempre a mano y usarlo en tus batidos preferidos? En Kaiku Sin Lactosa te contamos los secretos de este probiótico y lo que necesitas saber para conservarlo y poder disfrutar de él siempre que te apetezca.

Kéfir: del Cáucaso a tu nevera

Aunque en los últimos años todos hablan de sus beneficios para la salud, la realidad es que el kéfir es un fermento milenario, cuyo origen se remonta a los pueblos del Cáucaso. Esta bebida, famosa por sus propiedades, se produce añadiendo a la leche o al agua unos gránulos compuestos por una mezcla de levaduras y bacterias. La unión de estos elementos genera una doble fermentación que da lugar a este popular probiótico.

¿Cómo congelar kéfir de leche?

Si tu intención es conservarlo durante bastante tiempo, debes saber que cuando hablamos de congelar kéfir, nos referimos a los gránulos, esas pequeñas bolitas con aspecto de coliflor y textura gelatinosa. La idea es poder preparar cuando queramos kéfir con leche o con agua, perfecto para los batidos del desayuno o la merienda.

El proceso para congelar el kéfir es minucioso pero sencillo. Te lo contamos paso a paso

Paso 1: lavar y secar

Lavar bien los gránulos con agua a temperatura ambiente. Ten cuidado de que la potencia con la que caiga el agua no sea muy fuerte, para que no los estropee y es importante que el agua utilizada esté en la medida de lo posible, libre de cloro y cal. Luego escúrrelos con mucho cuidado para intervenir lo menos posible en sus propiedades. Lo ideal es dejarlos en un colador unos minutos.

Paso 2: guardar

El siguiente paso para congelar el kéfir es guardarlo en un recipiente, preferiblemente de cristal con tapa hermética, para que el frío no penetre directamente en el envase y arruinar los hongos.

Paso 3: congélalo y prolonga su vida

Solo falta meterlo en el congelador. Podrás alargar su vida útil al menos de 12 a 19 meses. Por eso, te recomendamos que anotes la fecha exacta de congelación para tenerlo controlado.

¿Cómo reactivar el kéfir congelado?

kefir de leche

El primer paso para reactivar nuestro superfermento es descongelarlo poco a poco. Sácalo y déjalo toda la noche a temperatura ambiente. A la mañana siguiente escurre el líquido sobrante, utilizando un colador sobre un recipiente. Trata de ser muy cuidadoso para no romper los gránulos, recuerda que son muy delicados a la hora de manipular.

Cuando ya tengas tu kéfir descongelado, es momento de revivirlo. El proceso es simple, coge los gránulos e introdúcelos en un envase de cristal con leche fresca, tápalo con una servilleta de papel y déjalo reposar a temperatura ambiente al menos dos días. En este tiempo verás como va espesando y fermentando la leche hasta convertirse en una especie de yogur.

Completados los pasos anteriores, ya tendrás tu kéfir listo para consumir, no solo como bebida, sino como un ingrediente clave para batidos, smoothies y cualquier otra receta que se te ocurra. Es cuestión de dejar fluir la imaginación y así aprovechar en distintas preparaciones las propiedades de este alimento milenario.

Recuerda que, al igual que el kéfir, también puedes congelar otros lácteos como el yogur o la nata para tenerlos siempre a mano.

Kéfir: el aliado indiscutible de tus smoothies fríos

Este superalimento no solo es rico y nutritivo por sí solo, sino que puede ser uno de los protagonistas de tus smoothies. Al igual que otros derivados de la leche como el yogur, el kéfir combina muy bien con los ingredientes de nuestros batidos favoritos.

Por ejemplo, puedes preparar un smoothie de fresa, kiwi, albaricoque o plátano sustituyendo la leche por el kéfir, que le dará, no solo un sabor con un toque diferente, sino que le aportará todos los nutrientes que solo este fermento milenario puede sumar a tus recetas. Ya sabes, el próximo batido del domingo por la mañana sale con kéfir.

¿Kéfir listo para tomar?

Si piensas que congelar el kéfir está bien, pero que hay momentos en que el tiempo apremia, existe una solución. Puedes conseguir en los supermercados nuestro kéfir sin lactosa listo para tomar y disfrutar de este superalimento al instante. Es muy práctico porque podrás congelarlo de manera más sencilla sin que pierda sus propiedades –envase hermético y al congelador–, y además está riquísimo.

Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*

LO MÁS VISTO

CATEGORÍAS

POSTS RELACIONADOS

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM

TAGS

alimentación saludableconsejospostres