07SEP 11

Consejos alimenticios tras los excesos veraniegos


El verano y las vacaciones suelen representar una ruptura drástica con los buenos hábitos alimenticios. Después de alimentarse de manera saludable y realizar mucho ejercicio para mantener una buena figura durante el verano, cuando esta estación termina siempre vuelven los kilos de más. En este sentido, es recomendable seguir algunos consejos para recuperar la buena salud tras estos excesos veraniegos.

Durante el verano, abundan las tapas, patatas fritas, cervezas, helados, etc. Además, todo este exceso se produce fuera de los habituales horarios de comida. Sin embargo, uno nunca debe dejarse vencer por la pereza para recuperar sus hábitos saludables, a los que estaba acostumbrado antes de que llegue esta estación.

El primer paso para recuperar los buenos hábitos alimenticios, y con ello una buena salud, es mentalizarse para este fin. Para ello, es trascendental que cada uno sepa con exactitud cuál es la alimentación ideal para su estilo de vida y que piense constantemente en los beneficios de ésta. Con una buena actitud, lo demás se vuelve más sencillo.

Para mejorar la alimentación, uno debe optar por consumir los alimentos más sanos y que contengan menos calorías. También puede ser útil tratar de reducir las porciones de cada plato en el hogar, sobre todo si son platos con alto contenido calórico, así uno se habituará a comer menos calorías. Por ejemplo, en el caso de las pizzas, se podría reducir la cantidad de queso.

Para que el cambio no sea tan brusco, uno puede empezar a reemplazar sus comidas a deshoras, por ejemplo, por alimentos más saludables. De esta manera, el cambio de hábitos se dará de modo más equilibrado. En vez de consumir patatas fritas o helados, uno puede consumir frutas y verduras.

Otro consejo para empezar a cambiar los hábitos del verano es aprovechar al máximo los alimentos naturales dulces, en vez de abusar del azúcar.Muchos alimentos poseen un sabor dulce natural que incluso puede utilizarse para darle este sabor a algunas comidas. Esta es una manera sencilla de alimentarse más sanamente, sin recurrir al exceso de azúcar.

Finalmente, es indispensable que uno empiece a hidratarse bien. Para ello, se deben reemplazar las bebidas artificiales y las bebidas alcohólicas por agua, refrescos de fruta, leche sin lactosa u otras bebidas sanas y refrescantes. Asimismo, es importante realizar algún tipo de actividad física diaria.

Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*

LO MÁS VISTO

CATEGORÍAS

POSTS RELACIONADOS

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM

TAGS