15MAR 19

Día Internacional del Sueño: qué hacer cuando no puedes dormir

¿Y si te decimos que existe una forma de vivir el Día Internacional del Sueño durmiendo del tirón y levantándote no sólo antes, sino de mejor humor? Y no, no vamos a devolverte a los 4 años. ¿Qué hacer cuando no puedes dormir? El truco está en algo tan simple y maravilloso como es estirar; porque el yoga tiene muchas cosas buenas, es hora de dar el paso y dedicar 5 minutos a nuestra mente y músculos.

Como homenaje al Día del Sueño 2019 y antes de zambullirnos en las sábanas, estiraremos nuestros músculos para relajarlos y conseguir así la mejor posición para dormir a pierna suelta. Con estas rutinas de ejercicio no habrá camión de la basura suficientemente grande para despertarte en mitad de la noche, ni marrones a primera hora de la mañana que te hagan poner mala cara cuando sufres un sueño excesivo. Sal al encuentro del sueño placentero.

Día del sueño: ejercicios del primer minuto

Después del pijama, la reglamentaria taza caliente de leche sin lactosa (o en su defecto, un pack completo de yogures sin lactosa) y los “Buenas noches” correspondientes, toca ponerse a estirar. Empezaremos tumbándonos boca-arriba, apoyándonos siempre en una esterilla, y colocaremos las piernas contra la pared (sí, es una forma de sentarse un tanto extraña). De esta manera estiraremos por completo, y todo sin tener que levantarnos. Lo que sea con tal de combatir las alteraciones del sueño.

¿Trastornos del sueño? Seguimos con el segundo minuto

Más ejercicios: yoga y estiramientos que te ayudarán a dormir de nuevo como un bebé. Tranquilamente nos incorporamos y adoptamos la mundialmente conocida posición flor de loto. Una vez llegados a este punto, giramos la cadera a izquierda y derecha sin llegar a mover las piernas, y siempre acompañando a nuestra cabeza en el giro. En cada movimiento, nos estaremos quietos estirando durante unos segundos. Puedes aprovechar este mini ratito para hacer repaso mental del día, pero no lo recomendamos: objetivo mente en blanco para que el bostezo venga a nosotros y pensar poco a poco: «Tengo sueño«.

Tercer minuto para combatir las alteraciones del sueño

Boca arriba y con las piernas estiradas, juntamos las plantas de los pies y arqueamos un poco las rodillas, con lo que quedarán abiertas en una forma como de concha (esas que ves en la playa y que en esta época del año quedan ya tan lejanas que necesitas vacaciones otra vez). Más que el Día Mundial del Sueño, estaremos en el Día Internacional de la Relajación Máxima.

alteraciones del sueño

Cuarto minuto para estirar y olvidarse del sueño excesivo

¿Notas ya cómo el sueño se va adueñando de tu cuerpo? Sólo queda un minuto más para conseguir la relajación perfecta y poner los pies en la cama. Seguimos tumbados boca arriba, y con las piernas estiradas, cogemos la pierna derecha y la atraemos a nuestro pecho (doblando la rodilla, por supuesto, que no somos contorsionistas ni falta que hace). Mantenemos unos segundos y hacemos lo mismo con la otra pierna. El adiós a los trastornos del sueño se acerca.

Quinto minuto y olvídate del «tengo sueño»

Los ojos se van cerrando y notamos el cuerpo mucho más suelto, como si flotáramos. No estás en una nube, sino en tu cuarto con una camiseta diez tallas mayor y encima de una esterilla (o de la manta, en su defecto). Pero ya estás a punto para ir a dormir. En esta última parte, nos incorporamos lentamente y acabamos girando el cuello de forma lenta y muy suave. Y ya está, dedicamos un minuto de silencio al estrés y a las malas vibraciones: bye bye!. Estamos listos para que el Día del Sueño sea espeZZZial.

 

Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*