El flato: el peor enemigo del hombre

El flato: el peor enemigo del hombre

Sobre el peor enemigo del hombre se han dicho muchas cosas: “el peor enemigo del hombre es la ignorancia”, “el peor enemigo del hombre es el tiempo”, “el peor enemigo del hombre es el miedo”… ¿Estamos seguros? Poneos en situación: 7 de la mañana y decidís, contra todo pronóstico y en una victoria épica frente al poder sobrenatural de la cama, salir a correr. Tras ese desayuno energético, completamente equipados, dais los primeros pasos y empiezan nuestras palmaditas en el hombro internas a nuestra fuerza de voluntad: todo va bien hasta que empieza ese dolor abdominal derecho o en el lado izquierdo y, ¡sorpresa! El flato entra en escena. ¡Con lo que nos había costado levantarnos! Si os habéis encontrado alguna vez en vuestra vida en esta situación, coincidiréis con la siguiente afirmación: el peor enemigo del hombre es, definitivamente, el flato.

¿Qué es el flato?

¿Por qué es el peor enemigo del hombre? Pues, aparte de tratarse de un dolor punzante muy molesto y repentino, porque no existe una causa determinada sobre el porqué de su aparición. ¿Qué es el flato, qué sabemos sobre él? Es un dolor abdominal transitorio sobre el cual los expertos no se ponen de acuerdo.

¿Es por la fatiga del diafragma, que recibe menos oxígeno y energía que otras partes del cuerpo que utilizamos más activamente durante el ejercicio? ¿Es por las oscilaciones que nuestro cuerpo realiza al estar entrenando? ¿Tiene que ver con el estómago? En cualquier caso, está claro que la respiración al correr juega un papel importante, y la regulación de la frecuencia respiratoria es una pieza esencial en nuestro puzzle de entrenamiento matutino.

Por qué aparece el flato

 

Cómo evitar el flato

Ahora que ya sabes qué es el flato, como siempre, vayamos a lo práctico y retomemos la situación de la que hablábamos al principio: ¿cómo podemos calmar el dolor de flato y evitarlo para rentabilizar deportivamente nuestro madrugón?

Lo primero es reducir ligeramente el ritmo de la marcha -ya sea deporte de invierno o de verano-. No hace falta parar salvo que, realmente, nuestro episodio de flato sea muy grave. Entonces, ¿cómo evitar el flato? Con bajar un poco la marcha y mantener un ritmo suave, ayudaremos al cuerpo a recuperarse sin exponernos al extra de energía (y cansancio, en última instancia) que supone parar para luego reanudar el ejercicio.

Cómo respirar al correr

Mientras tanto, es buena idea apretar en el punto doloroso del abdomen (el epicentro del flato) mientras soltamos el aire por la boca y nos flexionamos ligeramente (muy ligeramente, no se trata de andar como los monos, sino que tenemos que mantener una postura natural para no hacer daño a la espalda) hacia delante mientras tensamos la zona del abdomen.

Un paso necesario es acompasar nuestra respiración: ¡cuánto cuesta eso de “respirar bien”! Pero merece la pena si nos libramos así de episodios de flato inesperados e indeseados: inspirar por la nariz y espirar por la boca agotando bien el aire es una buena receta de prevención (además de encontrarse en todo manual de buenas prácticas para el ejercicio).

Dolor de flato

¿Por qué aparece el flato?

Durante todo el entrenamiento, debemos evitar posturas forzadas. Si bien es cierto que el ejercicio de running (el principal causante del flato, aunque también nos puede suceder haciendo bicicleta o natación, por ejemplo) tiene una postura asociada bastante estándar, debemos ser conscientes de que realizar movimientos forzados (por ejemplo, oscilar mucho, o mover los brazos más de la cuenta) puede ser equivalente a llamar directamente al timbre de nuestro enemigo.

Si queremos evitar que aparezca el flato es interesante seguir la norma de oro de utilizar calzado deportivo con una buena amortiguación. Por sentido común, cuanto menos sufra el cuerpo durante el ejercicio, menos alteraremos nuestro funcionamiento natural. Amortiguar las pisadas es clave para esto, en especial en las cuestas abajo para proteger las rodillas.

Dolor de flato: últimos consejos

Y la otra norma de oro de por qué aparece el flato: es obligatorio no atiborrarnos a comida inmediatamente antes de hacer ejercicio. Para evitar el dolor de flato al practicar deporte es mejor comer un par de horas antes, o si no que, por lo menos, se trate de snacks saludables y ligeros como un yogur desnatado Kaiku Sin Lactosa con un poco de fruta. Si bebemos mientras corremos, lo mejor será reducir el ritmo para poder beber sin respirar muy agitadamente, y hacerlo a sorbitos pequeños. Si surge el problema de que aparece el flato en reposo, las causas pueden ser muy diversas, como la acumulación de gases, pero en ese caso es mejor consultar con un especialista.

Que el dolor de flato no te pare. Porque, aunque hemos comprobado que no es el peor, uno de los peores enemigos del hombre sí es el miedo y, con estos consejos, no tendrá nada que hacer contra ti. ¿Das el paso?

Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*