Historia del yogur: así nació nuestro postre predilecto

Historia del yogur: así nació nuestro postre predilecto

Estás en tu casa o en la oficina tomándote una pausa con un Yogur Kaiku Sin Lactosa. Es de esos momentos del día en que siempre te pones a pensar en cosas curiosas. ¿Se te ha ocurrido preguntarte por la historia del yogur y cómo ha llegado a nuestros días? Si es así estás de suerte, en Kaiku Sin Lactosa te la contamos con todo lujo de detalles.

Se trata de un producto sabroso y nutritivo que se origina a partir de la fermentación de la leche. Seguro que lo has tomado cientos de veces en tus desayunos y meriendas, o incluso, en alguna de las recetas que llevan un toque del medio oriente. Se consume desde hace miles de años, pero pocos conocen la historia del yogur y desconocen que su hallazgo fue accidental.

Si bien no existe un registro exacto sobre su origen, se cree que fue descubierto en Sumeria, una región situada en la antigua Mesopotamia, entre los años 4000 y 5000 antes de Cristo.

Sabes que en Kaiku Sin Lactosa nos encantan las curiosidades, sobre todo cuando hablamos de nuestros alimentos preferidos. Por eso hoy vamos a contarte la historia del yogur, su procedencia y las características que lo convierten en uno de los alimentos más importantes para la Humanidad.

historia-del-yogur

Descubre la antiquísima historia del yogur

Los ganaderos de la antigua Mesopotamia eran nómadas, por lo que se desplazaban con su ganado en busca de nuevos pastos. Durante esos viajes la leche era su alimento principal que provenía de diferentes tipos de animales, entre los que había vacas, cabras, camellos y se almacenaba en unos sacos de piel.

Se estima que debido a las altas temperaturas de la zona, la leche rápidamente adquiría un sabor agrio que resultaba de la fermentación de un tipo de bacterias. Así, se convertía en una masa semisólida y coagulada que consumían a diario. Una vez que se ingería el contenido de esos sacos, la leche fresca volvía a verterse en los mismos, preservando de esta manera la vida de las bacterias que lo producían.

Esta forma de transporte hizo que se descubriera la técnica de fermentación para conseguir otro alimento: el yogur. Igualmente nutritivo y con una aportación extra de bacterias saludables para el sistema digestivo, comenzó a utilizarse en diferentes comidas. Y también, de ese modo, descubrieron la manera de prolongar el tiempo de vida de la leche.

Además, hicieron que este producto obtuviera un nuevo y delicioso sabor: el yogur había nacido.

La historia del yogur: ¿de dónde viene el término?

A través de las guerras y conquistas, este derivado de la leche empezó a ser conocido en todo el mundo. La etimología del término proviene de la lengua turca, aunque el tipo de yogur que se difundió por Europa es el búlgaro.

Con el correr del tiempo, se le atribuyeron propiedades notables. Para muchos, el yogur extendía la vida, prevenía la tuberculosis y purificaba la sangre, entre otros beneficios. Incluso en Grecia apareció una variante particular, que daría origen al yogur griego, el predilecto de muchos.

Este alimento se volvió popular en Europa Central a principios del siglo XX y el artífice de semejante moda fue el microbiólogo Ilya Ilyich Metchnikov, quien recibió el Premio Nobel de Medicina en 1908. Este científico concluyó que la longevidad de los habitantes del Cáucaso se debía a un alto consumo de yogur. Si bien esta teoría actualmente no cuenta con demasiado sustento, la contribución de Metchnikov al campo de la inmunología fue excelente.

Así fue como el yogur logró tener un lugar privilegiado en cada hogar del mundo. Ahora es uno de los alimentos más populares y esto no se debe solo a su delicioso sabor, sino también a sus maravillosas propiedades nutricionales.

Ya conoces todos los detalles sobre la historia del yogur. El próximo que te tomes ya no será lo mismo, disfrutarás de todo su sabor cargado de leyendas.

Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*

LO MÁS VISTO

CATEGORÍAS

POSTS RELACIONADOS

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM

TAGS

nutriciónpostresyogur