La lactosa no es exclusiva de los productos lácteos

La lactosa no es exclusiva de los productos lácteos

Las personas que presentan intolerancia a la lactosa deben ser precavidas a la hora de consumir ciertos alimentos para que después no tengan problemas digestivos. Estas personas no pueden digerir correctamente la lactosa, por ello, deben tener el cuenta que la leche, el yogur y otros lácteos que incluyan en su dieta deben haber sido tratados para eliminar la lactosa de su composición.

Antiguamente, las personas que tenían intolerancia a la lactosa debían privarse de la leche o el yogur para no tener que padecer problemas digestivos. Esta solución no sólo implicaba que ellos se debían privar del delicioso sabor de estos alimentos, sino que también podía generar en sus organismos un déficit de vitaminas y minerales.

Felizmente, ahora es posible encontrar productos lácteos sin lactosa. Estos productos garantizan una digestión sin problemas y conservan todas las vitaminas y minerales del producto. De esta manera, las personas con intolerancia a la lactosa ya no tienen que privarse de los lácteos y pueden prepara recetas de cocina caseras sin preocupaciones. Los lácteos sin lactosa no sólo incluyen a la leche, sino también al yogur o algunos quesos.

Alimentos con lactosa (que no son lácteos)

Sin embargo, la lactosa no se encuentra exclusivamente en los productos lácteos. Existen algunos otros alimentos, tales como las carnes procesadas, los cereales, los frutos secos, algunas comidas preparadas o suplementos de proteínas, entre otros, que también contienen lactosa entre sus componentes. Una persona que tiene intolerancia a la lactosa debería cuidarse al consumir estos alimentos.

Para estar más seguro de si un alimento tiene o no lactosa es recomendable fijarse siempre en las etiquetas. Por lo general, la etiqueta debería detallar si el producto contiene lactosa. Es importante también saber que la lactosa está presente cuando en la etiqueta se especifica que el producto contiene lactosuero, suero, sólidos de leche, ingredientes modificados de la leche, etc.

La cantidad de lactosa que suelen contener los productos no lácteos, por lo general, no suele ser muy elevada pero, de acuerdo al nivel de intolerancia de cada persona, podría provocar molestias digestivas. Además, la cocina ha evolucionado mucho y es fácil encontrar en la red recetas sin gluten y sin lactosa.

Por esta razón, siempre es recomendable tomar precauciones. Para más información sobre que alimentos pueden contener lactosa, consulta el semáforo de ADILAC.

Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*