Mala digestión: síntomas y causas

Mala digestión: síntomas y causas

Una mala digestión suele estar acompañada de una difícil absorción de los alimentos que consumimos. Pesadez, acidez e hinchazón, ¿te suena verdad? A todos nos ha pasado.

Si bien este malestar estomacal es muy común, es importante conocer los síntomas y las causas, porque si las molestias son persistentes podría tratarse de un problema de salud más serio.

No es necesario que googlees mala digestión síntomas, porque en Kaiku Sin Lactosa te lo contamos al detalle.

Mala digestión o dispepsia

Las molestias de estómago (también llamadas dispepsia), por lo general, no se consideran una enfermedad, sino un conjunto de síntomas que aparecen tras las comidas. Las causas pueden ser muchas y van desde los hábitos alimentarios hasta el estrés o la ansiedad. Cuando esto ocurre, las paredes de nuestro aparato digestivo se resienten, lo que deriva en una mala asimilación de los alimentos.

Una mala digestión significa que tu cuerpo no está aprovechando al máximo los nutrientes que ingieres. Si esto se presenta de forma esporádica o eventual, no hay de que preocuparse; pero si continúan los síntomas, siempre es recomendable acudir a un especialista.

Síntomas de mala digestión

Las personas que sufren de dispepsia suelen experimentar después de comer malestar en la parte más alta del abdomen, ardor, hinchazón, náuseas e incluso tener la sensación de llenarse demasiado rápido una vez que empiezan a comer.

Otros síntomas comunes son: acidez o reflujo ácido, náuseas, inflamación abdominal, eructos y gases, ardor, mal aliento y a veces hipo.

Causas de la mala digestión

La dispepsia se relaciona, en la mayoría de los casos, con una patología funcional, es decir, que no hay causa detectable. Pero lo cierto es que cambiando algunos hábitos en nuestra dieta, como el tipo de alimentos y la forma en que los consumimos, podemos reducir estos síntomas. Veamos algunos ejemplos:

  • Comer rápido, engullir los alimentos sin masticar bien complica la digestión. Esto hace que se trague aire, lo que provoca molestias como gases y dolor abdominal.
  • Masticar poco, cuando la comida llega al estómago sin apenas triturar, este tiene que invertir mucha más energía, por lo que la digestión se hace más lenta y pesada. Incluso cuando la comida sea sana, si no se mastica bien, tu cuerpo no conseguirá absorber todos los nutrientes adecuadamente.
  • Mala alimentación, alimentos ricos en grasas saturadas, fritos, harinas procesadas, carnes rojas y azúcares. El exceso de alcohol y masticar chicles también aumentan las posibilidades de estos síntomas.
  • Llevar una dieta desordenada. Saltarse el desayuno o cualquier otra comida está incluido en la lista de las causas de la mala digestión.
  • La ansiedad y el estrés, no podemos dejar de mencionarlos, ya que pueden ser el origen de un desorden en las comidas.

Cómo evitar una mala digestión

Siempre es recomendable que consultes con un médico si las molestias persisten. Pero te damos algunos consejos que pueden ayudarte a sentirte mejor.

  • Destina tiempo suficiente para las comidas. Convierte ese momento en una pausa donde relajarse y disfrutar, y masticar bien cada bocado.
  • Haz deporte, descansar y cuídate para disminuir el estrés y la ansiedad del día a día
  • Lleva una dieta saludable y equilibrada con un horario de comidas estable.
  • Conoce tu cuerpo y lo que le funciona mejor. Disminuir el gluten o la lactosa pueden ayudarte a sentirte más ligero. Incorpora un vaso de leche de Kaiku Sin Lactosa y prueba la diferencia.

Cómo aliviar la mala digestión con remedios caseros.

Si el malestar es esporádico, este puede tratarse con remedios caseros como estos que te proponemos:

  • Beber mucha agua: un organismo bien hidratado tendrá menos riesgo de presentar cualquier tipo de indigestión, ya que tu cuerpo necesita agua para digerir y absorber los nutrientes de los alimentos y bebidas de manera eficiente.
  • Infusión de manzanilla: el efecto antiinflamatorio y antiespasmódico de esta planta ayuda a aliviar los “gases” y el dolor abdominal.
  • Jengibre: todo un clásico. Las personas han recurrido al jengibre como un remedio para cualquier cosa, desde dolor abdominal, hasta náuseas.
  • La menta: recomendado para calmar las náuseas y el malestar estomacal porque el mentol en las hojas es un analgésico natural. Se puede ingerir en infusión, chupando un caramelo de menta o masticando las hojas.
  • Especias como la canela y el clavo: al contener varios antioxidantes, pueden ayudar a facilitar la digestión y reducir el riesgo de irritación y daño en el tracto digestivo.

Y tras todo esto, solo nos queda recomendarte que te cuides. Tu salud es lo primero y aunque una mala digestión se vea como una simple molestia, lo cierto es que nuestro sistema digestivo merece atención y cuidado para evitar posibles trastornos más graves.

Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*

LO MÁS VISTO

CATEGORÍAS

POSTS RELACIONADOS

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM

TAGS

consejosnutriciónsin lactosa