23ABR 15

Productividad: 5 consejos para salir a tu hora de la oficina

Productividad: 5 consejos para salir a tu hora de la oficina

Te damos consejos sobre la productividad porque a veces parece que las palabras “salir en hora” tienen la misma probabilidad de convertirse en realidad que decir “¡Abracadabra!” y esperar que nuestro reflejo del espejo de repente se parezca misteriosamente a Miss Universo. Parece que la puntualidad sólo aplica a la hora de entrada al trabajo, pero no a la de salir, que es, precisamente, cuando empieza otro ciclo de actividades igualmente necesario (tener nuestra casa bien provista de comida, pasar tiempo con los nuestros y… ¡dormir!).

¿Qué hacer cuando el reloj marca la hora? El eterno dilema de Shakespeare se transforma ahora en “salir o no salir, esa es la cuestión”; y como todos necesitamos siempre un pequeño empujón, compartimos algunos consejos que pueden ayudar a aumentar al máximo nuestra eficiencia y poder garantizar que el trabajo se queda, cada día, en la oficina y en la franja horaria que le corresponde. Que cumplir tu jornada sea parte de tu nuevo estilo de vida (sin escatimar momentos de descanso que puedes aprovechar para estirare o mejorar tu postura).

Los mejores 5 consejos de productividad para salir puntual del trabajo

-Empieza el día con una hora tope en mente: nos ayudará a aprender a priorizar y mejorar la productividad. Puede ayudar ponernos una alarma, o apuntarnos a una actividad después que nos motive a respetar la hora fijada. Sé proactivo e incorpora esta idea en la cabeza: ayudará a organizarte mejor durante el día para asegurar que las cosas esenciales se quedan hechas.

-Intenta bloquear los últimos 20 minutos de cada día para asegurar que las cosas urgentes no se quedan sin hacer ni ningún e-mail importante sin responder. Reservar diariamente ese tiempo “para ti” ayudará a que no tengas que alargar la jornada más allá de la hora límite, lo que significa llevar la calidad del día a día a otro nivel.

Productividad laboral

Más consejos sobre eficiencia: organización y concentración

-Nunca subestimes la organización. Hacer listas en papel (o en el ordenador, pero la sensación placentera de tachar las tareas hechas aumenta en el primer caso) de prioridades es efectivo y un remedio idóneo para que esos momentos de “Son las seis de la tarde pero NOOOO, este informe se me había pasado por completo” no vuelvan a suceder. Para empezar, y ayudarnos a organizarnos el día, podemos dividir la lista en dos columnas: lo más importante a la izquierda, lo menos importante a la derecha; y comparar las dos columnas al final del día. La de la izquierda, idealmente, debería estar totalmente tachada; y si la de la derecha supera en tachones a la izquierda es un indicador de que no estamos priorizando adecuadamente. Este consejo hará que tu capacitación para la productividad suba.

-Concentración: Para ciertas tareas es importante reservarnos un tiempo en el que sólo estemos dedicados a ello: escribir, hacer informes… requieren una concentración difícil de lograr si estamos cada dos por tres mirando nuestro correo. Cascos o tapones para los oídos pueden convertirse también en tus mejores amigos para mejorar la productividad.

-Una llamada vale más que mil e-mails. Tenemos un “nosequé” en contra de utilizar el teléfono, cuando en realidad nos puede librar de una larga cadena de e-mails, esto sí es mejorar la eficiencia.

El paso más simple pero más esencial de todos: sal en hora. Depende de ti y de saber mantener el propósito que te acercará más a una vida sana. Pero, ánimo, ¡este cuesta menos que el de ir al gimnasio cada día!

¿Te ves capaz de cumplir estos objetivos? #DaElPaso y… ¡gánale al día horas para ti!

Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*