Puré de patatas sin lactosa: las claves para que quede cremosito


Valoraciones: 5,00

Estos últimos días, en Kaiku Sin Lactosa, nos hemos aficionado mucho, mucho al puré de patatas. En este caso sin lactosa, claro, porque está taaaaan rico, que se puede comer hasta solo, como plato principal.

Y es que las patatas son uno de esos ingredientes discretos pero indispensables en cualquier cocina. En tortilla, fritas o en puré, están deliciosas de cualquier manera, y pese a la creencia popular, no son un alimento densamente calórico (aunque con una dieta equilibrada, eso no debería preocuparnos demasiado).

Pero que nos perdonen los amantes de las patatas fritas, tenemos la firme creencia de que nuestra receta de puré es la mejor forma de disfrutar de este tubérculo, aunque podemos hacer una excepción si se trata de acompañar una hamburguesa. Pero eso es un caso aparte, y nos estamos desviando del tema…

El asunto es que nos pusimos a probar recetas y combinar ingredientes para conseguir un puré de patata cremoso y suave.

Después de un par de vueltas dimos con el punto exacto, y no nos lo queríamos guardar. Por eso, si te apetece preparar un puré supercremoso, natural y lleno de sabor, apúntate esta receta. Como siempre, es rápida y con ingredientes sencillos, pero te hará quedar bien hasta con tu suegra (y eso ya es mucho decir, ¿eh?)

Receta de puré de patatas sin lactosa: ingredientes

Cómo preparar tu puré de patatas paso a paso

Paso 1: patatas al calor

Pela las patatas y córtalas en dados pequeños. Colócalas al fuego en una olla de cocción lenta junto con el ajo picado y el caldo de pollo, para que se impregnen de sabor. Déjalas cocinar hasta que estén bien tiernas.

Paso 2: aplástalas

Con un triturador o un tenedor aplasta las patatas hasta que queden, literalmente, hechas puré. Cuando todavía estén calientes añade la mantequilla para que se derrita y mezcla muy bien. Después incorpora media taza de leche entera o semidesnatada sin lactosa y el yogur griego, y sigue revolviendo.

Paso 3: los toques finales

Añade sal y pimienta a la leche restante, mezcla y luego únela al puré para que de esta forma, se integre mejor. Termina de revolver de forma enérgica y ajústalo: añade un poco más de sal, si aún lo encuentras insípido, o más leche, si sientes que le hace falta suavidad.

Los trucos para un puré de patatas sin lactosa perfecto

El puré perfecto es ese que queda casi como una crema, suave y sin un solo trozo de patata visible. Guárdate estos consejos para que el tuyo quede siempre así:

  • Añade siempre al puré la leche tibia. De esta manera no cortará el calor de las patatas y se integrará de forma mucho más fácil.
  • Si te ha sobrado y necesitas guardarlo en la nevera, colócalo en un envase hermético, o en su defecto, cubre con papel film. Así evitas que los olores de otros alimentos alteren su sabor.
  • Cuando se vaya a servir después de estar un tiempo en la nevera, ponlo al baño maría y si ha quedado un poco duro, añade un chorrito de leche. Así quedará perfecto, como recién hecho.

La intensidad del ajo, la cremosidad de nuestro yogur griego y el sabor del caldo de pollo hacen de este puré de patatas sin lactosa una joyita para acompañar cualquier comida. Anímate a probarlo, porque sabemos bien que después de hacerlo no vas a querer preparar tu antigua receta nunca más.

Imprimir

¿Te ha gustado esta receta? Déjanos tu valoración:

Valoraciones: 5,00

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*

LO MÁS VISTO

CATEGORÍAS

POSTS RELACIONADOS

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM

TAGS