¿Cómo se hace el ajoblanco? Prueba la receta madre de todas las sopas frías

¿Cómo se hace el ajoblanco? Prueba la receta madre de todas las sopas frías

Nuestro recetario da la bienvenida al verano con una sopa fría andaluza que no es ni gazpacho ni salmorejo: el ajoblanco. Similar en cuanto a sencillez, la receta de ajoblanco se caracteriza por el sabor de su ingrediente principal: la almendra.

Con el calor, toca transformar la forma de cocinar y preparar platos que no requieran de mucha elaboración y que además sean de digestión ligera. Por eso, las sopas frías son una gran alternativa y aunque no lo parezca hay vida más allá del gazpacho y el salmorejo. Si te gustan estas dos, te encantará el ajoblanco, cuya receta se considera la madre de los gazpachos que le siguieron después. Esta crema fría es una versión más humilde y antigua, cuyo origen se remonta a Al-Andalus y es anterior a la llegada del tomate a la Península.

¿Cómo se hace el ajoblanco? Para preparar la mezcla se empleaba lo que el pueblo tenía más a mano, es decir, migas de pan viejo, ajo, aceite de oliva, sal, agua y almendras. Este plato se parece mucho a la mazamorra cordobesa, que en teoría es la predecesora del salmorejo. Como sucede con muchas recetas tradicionales, los ingredientes del ajoblanco van un poco a ojo y dependiendo de las cantidades y del pan que tengas puedes terminar preparando algo más cercano a la mazamorra o al ajo blanco clásico.

Ajoblanco ingredientes

La receta de ajoblanco es muy sencilla. Se puede hacer en la thermomix o con la batidora, y en menos de 15 minutos estará listo. Además, es ideal para guardar en la nevera y tenerla a mano para salvar cualquier comida.

Ingredientes ajoblanco

(Para 4 personas)

  • 150 gr. Miga de pan del día anterior (ideal si es pan candeal/blanco)
  • 500 ml. Agua fría
  • 100 ml Aceite de oliva vírgen extra
  • 100 gr. Almendras crudas
  • 1 Diente de ajo
  • 2 cucharadas de vinagre
  • Sal al gusto

ajoblanco receta

¿Cómo hacer ajoblanco?

  1. Destroza el pan del día anterior y pon las migas a remojo durante unos minutos hasta que quede bien blando. Reserva el cuenco.
  2. Si tienes una thermomix, pon en el vaso la miga remojada con el agua incluida, la almendra cruda, el diente de ajo, el vinagre, la sal y tritura durante un minuto aproximadamente al nivel 8. Si por el contrario usas la batidora, tritura primero las almendras y después añade todos los ingredientes al vaso. Conforme vayas batiendo la mezcla, añade aceite poco a poco y después sube la velocidad unos segundos para que termine de emulsionar todo bien.
Como ves, dos pasos bastan para disfrutar del ajoblanco casero. Acompáñalo con uvas blancas para una presentación tradicional, o también con aceitunas negras, taquitos de jamón, tostones de pan o almendras fritas. Si quieres algo más refrescante, sirve tu ajoblanco con unas bolitas de melón. Y… ¡Listo!
Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*

LO MÁS VISTO

CATEGORÍAS

POSTS RELACIONADOS

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM

TAGS

Ajoblanco recetarecetas ligerasrecetas tradicionalesrecetas veraniegasSopas frías