Secretos de belleza: Las 5 preguntas que necesitas para apuntarte al #multimasking

Secretos de belleza: Las 5 preguntas que necesitas para apuntarte al #multimasking

Kaiku-Sin-Lactosa-Belleza-Mascarilla-Natural-Multimasking

Cada rostro es un mundo. Existen pieles grasas, mixtas o secas, pero cada una tiene sus peculiaridades ya que existen factores que determinan la calidad de nuestra piel: el clima, las hormonas, el estilo de vida,… Nuestro rostro, al igual que nosotras, tiene que vivir cada día algo nuevo, y no para de enfrentarse a distintos cambios, con lo que tiene que regularse y controlarse. Estamos ante la nueva era de la piel multitasking. ¿Y cómo podemos paliar el trajín que nuestra piel vive cada día? Con una de las nuevas modas en belleza que empezó en Instagram y que podemos aplicar en nuestro día a día, os presentamos el multimasking.

Y para contar todas las características de esta nueva forma de cuidar la piel, contestaremos a las 5 preguntas principales: ¿Qué?, ¿Por qué?, ¿Para quién?, ¿Dónde? y ¿Cómo?

  • ¿QUÉ? El multimasking viene de “multi” y “masking”, que en inglés significa mascarilla facial. Se trata de una técnica en la que mezclaremos distintos tipos de mascarillas en nuestro rostro dependiendo de la zona y sus características. Porque, al igual que no lidiamos de la misma manera con una crisis inesperada en el trabajo que con una crisis de lavadora (ejemplo: niño-metido-en-barro-hasta-las-cejas), las distintas zonas de nuestro rostro tienen una piel diferente, con la que hay que lidiar de distintas maneras.
  • ¿POR QUÉ? El rostro tiene muchas necesidades dependiendo de cómo se le trate y las condiciones en las que se encuentre, por eso esta nueva técnica es ideal para aquellos días en los que veamos que nos falta hidratación en algunas partes, o el exceso de grasa nos arruina el tener un rostro sano y cuidado.
  • ¿PARA QUIÉN? El multimasking puede usarlo cualquiera y sin importar la edad. Cuando nos empiezan a salir esas primeras arrugas o cuando aún podemos lucir una piel tersa, todo es válido, puesto que en todo momento vital estamos viviendo, al mismo tiempo, experiencias que condicionan también nuestra piel (estrés por el trabajo, el embarazo, etc.).
  • ¿DÓNDE? Las principales zonas de nuestra cara pueden dividirse en tres: la zona T (frente, nariz y barbilla), la zona del contorno de los ojos y por último, mandíbula y pómulos. Cada zona tiene unas necesidades y por ello emplearemos la mascarilla que mejor se adapte a cada una.
  • ¿CÓMO? Es momento de irnos a la práctica. Para la zona de la frente, nariz y barbilla, zonas en la que suele haber un exceso de grasa, nada como aplicar una mascarilla de té verde o arcilla; para que tus pómulos tengan un brillo especial, lo ideal es aplicar una mascarilla hidratante (puedes preparar una casera creando una pasta con una taza de copos de avena y cuatro cucharadas de zumo de limón); y para acabar, en la zona del contorno de los ojos, una mascarilla purificante eliminará esas bolsas tan odiadas.

 

Pregunta bonus para todas las impacientes que nos estéis leyendo: ¿CUÁNDO? Este tipo de mascarillas tardan entre 10 y 20 minutos en conseguir el efecto deseado. Lo mejor es hacerlo una o dos veces a la semana y por la noche, puesto que es el momento en que nuestra piel entra en un proceso de regeneración celular. Ya sabemos que lo ideal es tomarte un rato para ti sola en el que relajarte y aplicar las mascarillas, pero perdonamos que si hay mucho lío en casa, mientras esperas a que se sequen, puedas estar haciendo otras cosas. Multitasking multimasking!

Con el ritmo de vida que llevamos, hasta nuestra mascarilla tiene que cumplir varias funciones a la vez. #DaElPaso a cuidar tu rostro como se merece.

Imprimir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

*

LO MÁS VISTO

CATEGORÍAS

POSTS RELACIONADOS

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM

TAGS

#daelpasobellezaestilo de vidapiel