Natas

Qué ricas unas fresas recién lavadas, ¿eh? O unas tortitas recién hechas, o un plato de pasta al dente. Seguro que lo piensas y se te hace la boca agua. Pues bien, ahora échale imaginación y añádele un poco de nata sin lactosa. Soñar despierto es bonito, pero más bonito aún es hacer los sueños realidad. Eso fue lo que nos llevó a crear nuestra gama de natas sin lactosa: nata para montar sin lactosa y nata para cocinar sin lactosa. Porque mejorar cualquier receta es tan fácil como darle el toque perfecto de cremosidad y de sabor que le da la nata sin lactosa.

Da igual si eres más de dulce o de salado, será por opciones. Lo que es seguro es que si las pruebas te van a encantar, porque nuestras natas sin lactosa, no solo están deliciosas, sino que son muy ligeras y te van a hacer sentir genial.

Nata
para montar
Nata
para cocinar